domingo, 8 de agosto de 2010

Coágulo


Esbozos acerca del libro de cuento breve “Coágulo” del escritor Efigenio Morales Castro.


En el estado de Puebla, existe actualmente una generación de escritores, que cultiva con mucho acierto el género de la narrativa, en especial del cuento en su modalidad de ficción; Efigenio al escoger el estado poblano para vivir, y al vincularse con esta generación, ha ampliado su perspectiva de producción, que lo ha llevado a desarrollar, con la combinación de lecturas obligadas, un acervo que se supera a sí mismo con cada nueva publicación.

El cuento fantástico se caracteriza por utilizar la magia y otras formas sobrenaturales como elementos primarios del argumento, éstos, al utilizarse con precisión y en combinación con otros recursos, como: la temporalidad en el manejo de capítulos, la activación en los roles de los personajes, el ambiente y la trama, logran un efecto de alucinación, asombro y turbación en el lector, que define en esas circunstancias, el éxito de un texto terminado.

Esta tarde, nos reúne precisamente, la presentación de el libro de cuentos cortos Coágulo, obra que no sólo busca provocar una reacción natural en el lector, sino que busca en él ciertas capacidades que le ayuden a desentrañar el desenlace de las historias que el escritor ha iniciado en este libro. Es decir, busca a un copartícipe, que como una tercera conciencia le ayude a concluir cada una de las narraciones (la primera es la conciencia del escritor, la segunda conciencia pertenece al narrador o personaje y la tercera conciencia le corresponde al lector que es usted).
Aun cuando la característica estructural del cuento está determinado por un planteamiento un nudo y un desenlace, el escritor a propósito deja en suspenso el desenlace para que el lector termine y defina la trama, interactuando directamente con el final abierto, este rasgo es una particularidad del cuento fantástico.

La logística de este libro nos ofrece a lo largo de sus páginas 17 historias cuyos temas giran alrededor de la vida común, por ejemplo: venganza, crímenes, burdeles, brujería, insatisfacción sexual, triángulos pasionales, amores platónicos, violaciones, desamor, viajes, herencias, espiritismo, fatalidad, entre otros.

La geografía en la que se mueven los personajes es impresionantemente real y tiene que ver con lugares del estado de Puebla y Veracruz, lugares de arraigo y de tránsito en la vida real del escritor.

El lenguaje predominante en Coágulo, es natural, objetivo y sin artificio, impregnado con una variedad de matices en el habla y pensamientos de los distintos personajes, que logran enriquecer los cuadros de cada uno de los capítulos y que finalizan en un trabajo impecable de la historia contada.

En el libro podemos encontrar circunstancias o núcleos que el escritor toma como recurso para desarrollar sus tramas, por ejemplo: cartas, huesos, sueños, intuiciones, poderes paranormales, brujería y ocultismo. El manejo del suspenso y el horror en las situaciones y en las premoniciones de los personajes, que guarda un equilibrio con el resto de los elementos ya mencionados, y que logra finalmente un remolino envolvente en cada uno de los casos.

Efigenio Morales Castro toma prestado el rasgo psicológico de la novela moderna y del cuento ruso e impregna a sus personajes de un buen porcentaje de existencialismo patológico, retomar el psicoanálisis le funciona al escritor para delinear el perfil deseado de sus personajes, que experimentan un estado de conciencia similar al que produce el manejo de esperanzas y el padecimiento de fatalidades en personas reales. En algunos casos dota a sus personajes y héroes con poderes extrasensoriales que tienen que ver con poderes paranormales. Estos dos atributos realidad y fantasía en los personajes de Coagulo, son sumamente contundentes. Un cuento debe recortarse de la realidad, pero en el caso de esta obra, este se apega a la realidad, por eso el efecto de mareo y turbación en el lector, es mayor.

La voz del narrador omnisciente se inmiscuye en cada uno de los cuentos de este libro y pone al descubierto a los personajes desde la atmósfera en que se mueven hasta los sentimientos que adolecen, el narrador protagonista es una presencia que expone desde dentro y que en ocasiones toma el papel de personaje que se cuenta así mismo. La riqueza del elemento subjetivo en la obra, ofrece notables monólogos que fortalecen mi comentario en líneas anteriores sobre el psicoanálisis.

Secuenciar y llevar la coherencia de una historia o varias historias a la vez en una trama confluyente, también requiere de mucha habilidad por parte del escritor, sobre todo en el manejo de sucesos en el tiempo. Efigenio Morales al diseñar sus cuentos breves aplica este conocimiento, busca la coherencia narrativa y trenza los capítulos alternando y llevando el tema general hasta su fin común. Tomo como referencia el cuento Candelabros en las esquinas.

En Coágulo existen cuentos que puedo definir como series que hablan de una continuación temática, destaco el primer par de cuentos titulado Epistola con su continuación paginas adelante con el cuento titulado: La noche que recordé todo.
y la segunda, una trilogía compuesta por La masacre de Cholula continúa en la Obra señalada y Finaliza con Coágulo.

Si bien cada título de estas 17 historias maneja un discurso particular a lo largo de este corpus litterae, existe el lenguaje simbólico que el escritor nos cuenta de forma paralela al discurso literal buscando filtrar al estado de conciencia del lector disciplinado cuatro realidades:

1).La pérdida inevitable y gradual de la pureza del mexicano autóctono, los derechos indígenas, la salvaguarda de sus creencias, su fe antiquísima, y el destino incierto de las étnias en los albores de una globalización cada vez más amenazante.

2). La servidumbre y dependencia de nuestro país a manos de gobiernos capitalistas e imperialistas.

3).El sentido de decadencia de la educación y de los valores morales en México.

4).El presente cuerpo de cuentos también busca comprender y cerrar ciclos y en el que el escritor, en su discurso, busca una conciliación del pasado con el presente que vive en el recuerdo de algunos objetos o vivencias que se disipan con la presencia del olvido y lo expone en la dedicatoria del cuento El contorno de la nube azul cito: este cuento está dedicado a mi niñez, aquella que no sé en donde quedó. Fin de la cita. El escritor retoma esta necesidad en la temática del mismo cuento, cito:

Atrás del refrigerador está la sombra de un tenis de niño. Busco, busco y busco sin dar con el responsable.
Pero qué tonto, es mi pie el que refleja aquel zapato pequeño.../ Me siento cerca del refrigerador para ponerme aquellos tenis; son azules, los únicos que tuve en mi niñez.


Fin de la cita.
Esta recurrente necesidad de amparo, de insistir en la protección de ese niño que dialoga con su yo adulto y que busca la conciliación vuelve a manifestarse en el título: La cárcel de la virgen perfecta, cito:

Vi por última vez mi rostro infantil. Mi yo jugaba sin saber que su yo grande estaba sobre ella vigilándola, tratando de volver a esa edad para librarse de la muerte.

Fin de la cita
Reitero, no es la muerte física la que se trata de librar, sino peor, la fatalidad que trae consigo el olvido, y que orilla a la ausencia permanente, la del muerto en vida.

En el universo de la literatura es normal que se encuentren coincidencias menores como frases que ilustran una idea similar en los textos de uno y otro escritor, sin que por ello pueda hablarse de un plagio, sino de un sistema complejo de vasos comunicantes que guarda el sistema de pensamiento paralelo entre escritores. Entre este parentesco quiero referir un pasaje del libro El luto humano del escritor José Revueltas en el que las acciones están determinadas por una mujer que insinúa a su hombre a una protección de ambos aunque para ello tenga que herir al que acecha, cito:

“Entre sueños, la desconfianza nocturna, el siempre esperar un enemigo en las tinieblas, hizo hablar también la voz de una mujer, que murmuró junto al marido:--Tu machete.../el metal sonó dentro (de la choza) ”(...) “La mirada recelosa de loba, el cuerpo de loba, el vaho de loba de la mujer, intentó una prevención, un gesto: --Tu machete, Adán...


Efigenio ilustra un pasaje similar en el cuento titulado La noche que recordé todo, la integridad física de una pareja es empujada a resguardarse por la insistencia de la mujer, cito:

“ ...Afuera de la casa seguían los hombres./ Sacaron de una bolsa una estatua pequeña ./No entendimos lo que oraban/ Comenzaron a golpear el portón/ Suelta los perros Bruno, suéltalos! –dijo mi mujer con el espanto en el rostro.”


Gabriel García Márquez en su libro Cien años de soledad utiliza huesos humanos como fetiche que representa la memoria y la integridad simbólica de personas muertas. Efigenio también utiliza este mismo recurso del hueso humano en el cuento Epístola como objeto amado que representa la memoria nobiliaria de la familia Borbón
Vuelven a coincidir ambos escritores en el manejo de la fatalidad que amenaza el destino de las generaciones de una familia, Gabriel García Márquez de nuevo en Cien años de soledad con la historia de los Buendia y Efigenio Morales en el cuento titulado La cárcel de la virgen perfecta que marca el destino de la muerte para los descendientes de una familia, cuando sus integrantes cumplen cuarenta años de edad, es interesante resaltar que el escritor Fredric Brown en su cuento titulado ¡Sorpresa! también coincide con marcar los cuarenta años de edad para un cambio radical de vida de su personaje, movido por la influencia de una insistente superstición astrológica. Esta fatalidad en la medianía de la vida personal influye en los temas de muchos escritores.

Coágulo es un libro para ser leído de corrido, de principio a fin en cada una de las historias independientes. Si uno corta la lectura, es muy probable que se pierda el efecto narrativo.

Finalizo mi participación resaltando que la ciencia ficción, conocida también como literatura de anticipación es un subgénero del cuento en el que Efigenio Morales Castro se mueve muy bien, gracias a su vasto poder imaginativo para crear historias, que logran el efecto de alucinación en el lector que vive más allá del bien y del mal.


Juan Pérez Salazar
Papantla, Ver. 27 de Febrero del 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario